Nidos de aves

A la hora de criar es importante proveernos de nidos del tamaño adecuado. Una equivocación en este sentido puede hacer que haya problemas con las puestas, con los pollos o incluso que el ave no llegue a criar por no encontrarse cómodo.

Ya comenté en otro artículo que hay determinadas especies a las que la falta de nidos les puede importar bien poco, pero para otras el no encontrar un lugar adecuado puede ser determinante para abandonar la cría.

Existen varios tipos de nidos:

  • Nidos esféricos llenos de pelo de cabra

    Nidos esféricos llenos de pelo de cabra

    Esféricos: Normalmente hechos de mimbre o algún material similar. Son los que utilizan los pequeños exóticos en su mayoría. Hay que proporcionarles pelo de cabra, fibra de coco o cualquier otro material de anidamiento. Ellos se encargarán de “acolchar” el nido. Los suelen vender en dos tamaños, aunque es preferible comprar los grandes, que protegen más de la posible caída de los pollos.

  • Semiesféricos: Imitan los nidos de la mayoría de aves silvestres en la naturaleza. Son los que se usan para los canarios.  A algunas especies de exóticos les gustan también. A otras, como los mandarines, no les importará anidar en ellos si no encuentran otra cosa. Hay una variante en forma de caja semiabierta, en la que una de las paredes de la caja está abierta, como si fuera un balcón.
  • Periquitos en una caja-nido

    Periquitos en una caja-nido

    Caja-nido: El más corriente. Consiste en una caja de madera con un agujero en uno de sus lados y un palo debajo de dicho agujero para que el ave pueda entrar fácilmente. Ha de ser proporcional al tamaño del pájaro que lo vaya a utilizar y, si se pretende inspeccionar el nido de vez en cuando, deberá tener una puertecilla superior o lateral. La mayoría de las especies, tanto de psitácidos como de exóticos criarán en una caja nido sin problemas.

A algunas especies de gran tamaño, como pueden ser los guacamayos, se les pueden proporcionar troncos huecos de árboles, que se encargarán de adaptar a su gusto. También sirven los toneles grandes de vino o similares.

Por último, hay especies como los periquitos que ponen los huevos encima de la madera. Otras, como los agapornis o las cotorras argentinas, necesitan material para hacer el nido, generalmente ramitas de frutal. Y otras, como las ninfas, para las que no hay una regla estricta, unas veces expulsarán todo cuerpo extraño que encuentren y otras estarán más a gusto con una capa de musgo humedecido donde acomodar los huevos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

9.899 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>