Loros raros IV: Loro Kaka

Loros Kaka

Loros Kaka

El loro Kaka recibe el nombre latino de Nestor Meridionalis, que lo distingue de su primo, el Nestor Notabilis o Kea. Proceden de Nueva Zelanda.

También se diferencian en que el Kaka es algo más pequeño y menos pesado que el Kea, además de mucho más tímido. De hecho no se expone tanto al público, y vive en el bosque, alimentándose de semillas, bayas, néctar, que extrae de las flores con su lengua y larvas, gusanos y otros invertebrados que extraen de la madera podrida.

Los loros Kaka hacen sus nidos en troncos de árbol huecos. Ponen entre 2 y 4 huevos que son incubados durante unas 3 semanas. Ambos progenitores alimentan a los polluelos.

Por desgracia, el Kaka está en peligro debido al acoso de los depredadores; en su mayoría armiños (especie que fue introducida en su hábitat) que acceden a los nidos y los matan. También sufren por la falta de algunos alimentos básicos en su alimentación, como una especie de miel que les es “robada” por las abejas y avispas. De hecho están recogidos en el apéndice II del CITES, lo que quiere decir que, aunque no están en peligro de extinción, sí que hay que controlar su comercio, para evitar que su situación empeore, ya que en muchas zonas han desaparecido.

En los últimos años, la Pukaha Mount Bruce, una asociación de recuperación y reintroducción de aves en la naturaleza, de Nueva Zelanda, ha trabajado intensamente  para conseguir aumentar la población de Kakas, empezando por una zona en la que hacía 50 años que no vivía esta especie.

Para ello comenzaron por alimentar en cautividad a polluelos que, posteriormente fueron liberados de forma controlada, colocándoles unos transmisores de radio para poderlos localizar. Junto con estos primeros pájaros, se liberaron en la zona otros Kakas silvestres que habían sido capturados en la Isla Kapiti. Además se colocaron protecciones en los nidos para que fuera más difícil el acceso a los nidos para los armiños.

Se han conseguido resultados diversos. Algunos Kakas han conseguido reproducirse, ya fuera en nidos artificiales o naturales. Otros han realizado puestas pero con huevos infértiles. Otros desaparecieron o murieron. Esperamos que poco a poco, consigan restablecer la población de estos curiosos animales.

Foto: Small/Flickr Atribucióncompartir Algunos derechos reservados

1 Comentario

  1. franz

    hola.estoy interesado en comprar periquitos esplendidos por la zona de Madrid,me recomendarían algún criadero o tiendas de animales donde poder comprarlos?gracias,.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *