Los científicos confirman la evidencia

Leo aquí que unos científicos del Instituto de Neurociencia de San Diego y psicólogos de la Universidad de Harvard han llegado a la conclusión de que los pájaros y los elefantes son capaces de moverse al ritmo de la música.
No sé qué harán los elefantes, porque no he tenido la suerte de ver a ninguno bailando, pero creo que estos señores llegan algo tarde en sus conclusiones sobre los pájaros.

Pienso, y hasta creo que afirmo, que todos los que tenemos loros en casa, en algún momento los hemos visto bailar (siempre que les pongamos música, claro está). Yo tengo la certeza, además, de que tienen sus preferencias musicales, y que no se venden a cualquier precio, ni siquiera por un puñado de cacahuetes.

Mi yaco baila cuando quiere, preferiblemente si la música de acompañamiento es algo como salsa, rumba flamenca o música folclórica con mucho instrumento de fondo. El pop y el rock le gustan menos, pero lo he visto moverse al ritmo de Amaral, o incluso de alguna melodía de anuncio de la televisión.
También he observado que le gusta participar en las canciones, haciendo chasquidos llevando el compás, sobre todo en las flamencas, o silbando o tarareando. Y lo que está más que claro es que si ve gente bailando, él también se anima.

Por todo eso, creo que estos señores no nos descubren nada nuevo a los aficionados a las aves. Es más, al parecer basan su afirmación en estudios que han hecho observando videos de Youtube que han subido dueños de mascotas bailarinas, entre ellos uno que publicamos aquí hace unas semanas. (Éste). El título no podía ser más premonitorio: Las aves también bailan.

¿Y tú? ¿Tienes algún loro o psitácida que baile? ¿Qué gustos musicales tiene? Nos gustaría que nos lo contaras. Puedes hacerlo dejando un comentario.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *