Agapornis híbridos

Agapornis híbridos personata x fisher

Agapornis híbridos personata x fisher

Los agapornis son uno de los tipos de psitácidas más populares. Los conocidos como pájaros del amor están presentes en la mayoría de los criaderos y tiendas de animales, y su demanda entre los aficionados a las aves es muy alta.

A simple vista, cualquiera al que le gusten los pájaros es capaz de reconocer un agapornis. Muchos, además, pueden identificar las tres especies más comunes: roseicollis, personata y fisher. Bastantes menos son capaces de catalogar agapornis de cualquiera de las especies restantes y muy pocas personas son conscientes de que también se pueden encontrar ejemplares híbridos.

Un híbrido en su definición exacta, es un ejemplar procreado a partir de dos individuos de distinta especie. El caso más conocido es el de la mula, aunque existen en la naturaleza muchos más. En las aves, uno de los más famosos es el cruce entre canario y jilguero.
Normalmente, cuando se fuerza la hibridación se busca obtener lo mejor de cada uno de los ejemplares en uno solo. Como contrapartida, la mayoría de los híbridos son estériles, por lo que no sirven para procrear.

En el caso de los agapornis, no siempre es así. De hecho hay una curiosa regla en cuanto a los ejemplares híbridos: si se cruzan especies de anillo ocular con especies que no lo tengan, las crías son estériles. No ocurre lo mismo cuando el cruce es entre especies de anillo ocular.

Los híbridos no son ejemplares con mutación. Los primeros son cruces entre dos especies y los segundos son crías normales de padres de la misma especie que han sufrido una alteración genética que les hace ser diferentes en algún aspecto.
En las aves esta alteración suele ser en el color del plumaje: lutinos, albinos, arlequines, etc.

El agapornis del medio es un híbrido roseicollis x fisher

El agapornis del medio es un híbrido roseicollis x fisher

Aunque algunos vendedores sin escrúpulos intenten vender híbridos como si fueran mutaciones especiales, eso no es así en ningún caso, y mientras que los ejemplares con mutación son muy solicitados entre criadores y aficionados, los híbridos no. Siempre resulta más apasionante intentar la obtención de determinadas mutaciones siguiendo las reglas genéticas que buscar la salida fácil de hibridar para conseguir un agapornis de plumaje atípico.

Mi opinión sobre la hibridación, muy extendida en el mundo de la ornitología, es que no se debe forzar voluntariamente. Aunque en la naturaleza ocurren a veces de forma casual, los cruces entre especies desvirtúan a cada una de ellas, provocan la desaparición de las líneas originales y producen individuos no catalogados, que seguirán transmitiendo esa impureza a sus descendientes en caso de tenerlos.

1ª foto: DEMOSH
2ª foto: Steiner88

2 Comentarios

  1. pepito

    Hola me pueden decir si mi agaporni rosicolie es hibrido o no?

    Responder
    1. Lorilandia (Publicaciones Autor)

      Hola!! Mándanos una foto a mail -arroba- lorilandia -punto- com.

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *